Historia

A Gran Bikedada tiene una historia corta (cinco ediciones celebradas), pero intensa. Todo comenzó un día de crudo invierno de 2014. El arranque estuvo marcado por el esfuerzo, la lluvia, el frío, el barro y los abandonos. Ahí se comenzó a forjar el espíritu de esta prueba, el reto de ir un día “máis lonxe” en lo deportivo y también en lo social, por sus fines benéficos.

En las cuatro ediciones siguientes la meteorología fue un aliado, aunque para ello hubo que suspender la de 2016 y trasladar su celebración a mayo. Las copiosas lluvias caídas ese invierno, provocaron fuertes corrimientos de tierras, e hicieron desaparecer la ruta en diversos tramos al paso por el municipio de Redondela.

No es una prueba de bicicleta de montaña al uso, por eso hablamos de la “gran clásica del btt nacional”, ya que el terreno llano de inicio permite rodar fuerte durante los 25 kilómetros, antes de encontrarse con el terreno quebrado en los límites de los municipios de Redondela, Pazos y Fornelos de Montes. Dependiendo del ritmo que los participantes quieran imprimir, puede la prueba puede resultar muy exigente, porque, a diferencia de lo que ocurre en el asfalto, la rueda se entierra en el terreno blando, se frena, y la acción de desgaste llega a ser muy considerable.

En 2016 y 217 se añadió al recorrido la subida a Amoedo por la parroquia de Castiñeiras, desde la cuenca del río Alvedosa, que aporta un punto de dificultad a las distancias de fondo y gran fondo; pero, en general, no se buscan situaciones extremas, rampas imposibles, sino que cada participante pueda establecer los límites de su propio reto.

Anuncios